El origen de uno de los platos favoritos de todo el mundo: la milanesa

Si piensas que la milanesa es simplemente un bistec de pollo empanado, estás equivocado. En realidad, se trata de cualquier ingrediente que se encuentre rebanado y posteriormente frito. Por eso, hay milanesas de pescado, de pollo, de berenjena o de soja entre otros. Y en nuestra pizzería en Castellón vas a poder disfrutar de tu preferido.

¿De dónde proviene la milanesa?

Aunque su origen no se sabe con exactitud, se piensa que nació en Viena de donde procede el escalope vienés, un plato muy similar a la milanesa. Después se pensó que la receta original era de Milán, donde se elaboraba el escalope con pan rallado y huevo. Y ahí fue donde empezó el debate, puesto que los alemanes aseguraban que fueron ellos quien idearon empanar la carne a principios del siglo XX. Pero la verdad es que fue en América latina el lugar en el que se empezó a llamar por ese nombre y donde se hizo popular, convirtiéndose en una comida típica dentro de la gastronomía boliviana, argentina, paraguaya, uruguaya y mexicana.

En cualquier caso, la carne de cerdo, la de pollo, la de buey e incluso el pescado, puede usarse para preparar una milanesa. El truco es usar unos huevos bien batidos y añadirlos un poco de sal, de perejil, de ajo y unas gotas de limón o de vinagre de vino. Si prefieres algo más original puedes añadir una cuchara de salsa de ostras o una de extracto de carne. ¡El resultado será delicioso!