El origen del chorizo criollo

Si eres una de esas personas que sabe apreciar la comida hecha en la barbacoa, seguro que el chorizo criollo se encuentra entre tus favoritos. Aunque muchas personas infravaloran la comida que se hace a la parrilla, hay muchas otras que la valoran y que cuando acuden a nuestro restaurante en Benicàssim piden este tipo de carne.

¿Cuál es el origen del chorizo criollo?

Puede que seas un aficionado al chorizo criollo pero que no sepas su origen. Tras la colonización de América, se adoptó la palabra “criollo” para designar a los hijos de colonos nacidos en el continente americano, una palabra de origen portugués (crioulo) que significaba criar.

La influencia de portugueses y españoles fue la que predominó en aquellas tierras, algo que también tuvo su influencia en la comida. Gracias a estos colonos y sus descendientes, se introdujeron rápidamente costumbres y productos de gastronomía europea.

Entre estos productos se encontraban el cerdo, el pollo, el arroz, la vaca, el trigo, las manzanas… y también el chorizo español. Este último, con el paso del tiempo se fue elaborando en aquellas tierras de una forma diferente a la receta tradicional.

Esto provocó que se acabase creando un chorizo autóctono con diferencias con respecto al original español y que ahora se puede disfrutar en nuestro restaurante. A diferencia del exportado de España, este no solía estar curado, por lo que se servía tras asarse en la parrilla, motivo por el cual se conoce como chorizo parrillero. Este nuevo producto se convirtió en un producto típico de países como Argentina, Paraguay y Uruguay, pero también en España.